Compartir  

Manual de Franquicias - EVOLUCIÓN


 

La franquicia comenzó a aplicarse en España a finales de la década de los 50, con la entrada de algunas firmas extranjeras, principalmente francesas, en el sector del equipamiento personal, y americanas en el sector del "fast-food".

Sin embargo, todo este proceso de asentamiento se prolongará durante más de 20 años y estará marcado por un desconocimiento total de esta fórmula empresarial, tanto a nivel profesional como popular. Así, no será hasta la década de los 80, cuando comience el verdadero desarrollo de la franquicia en nuestro país.

Desde esta fecha, la franquicia deja de ser algo desconocido, para convertirse en una fórmula empresarial de éxito demostrado. Así, comenzará a producirse una entrada masiva de cadenas foráneas, fundamentalmente francesas y americanas, la aparición de numerosas firmas españolas, y un desarrollo espectacular de los franquiciados en todos los sectores de actividad.

En España, la actividad de la franquicia se encuentra en un punto de inflexión en el que se están gestando importantes cambios, principalmente marcados por el avance las nuevas tecnologías, la apertura de las firmas nacionales hacia los mercados exteriores y la evolución de los propios conceptos de negocio, con nuevas oportunidades. Así, aunque las franquicias seguirán creciendo en cantidad y en calidad también asistiremos a importantes cambios cualitativos dentro del propio sistema que marcarán su desarrollo futuro.

El sector de la franquicia en España, está en pleno auge potenciado por una serie de condicionantes como son:

  • Grandes oportunidades para conceptos diferenciados, que aporten dinamismo en sectores aparentemente maduros, reinventen fórmulas tradicionales y transformen el comercio minorista y el sector servicios.
  • Posibilidad de participar en sectores en proceso de desregulación, como la energía, el financiero o las telecomunicaciones, y en segmentos de mercado en auge, como servicios a domicilio, ocio infantil, etc.
  • Existencia de una industria auxiliar de soporte, que facilita en desarrollo del sector e impulsa su crecimiento (medios de comunicación, ferias...)
  • Generación de una gran demanda de de productos y servicios estructurados, con imagen de marca, y calidad en la presentación
  • Nivel de reconocimiento social del sector alto, valorando positivamente, su perfil como generador de autoempleo, la creación neta de puestos de trabajo, y su valor como alternativa del comercio minorista ante grupos internacionales
  • Disminución del peso de las cadenas extranjeras sobre el total de las redes existentes, y el comienzo de la exportación de conceptos nacionales.


El crecimiento de centrales franquiciadoras en España ha sido exponencial, ha se ha pasado de las 17 cadenas que existían en 1970 a las cerca de 1000 enseñas que en estos momentos están funcionando en nuestro país, con unos 70.000 establecimientos y sumando entre todos mas del 15% del comercio minorista. En nuestra comunidad autónoma contamos en la actualidad con veintinueve enseñas (según la Guia de Franquicias 2007 de Tormo & Asociados), de las cuales veintiséis estan inscritas en el Registro de Franquiciadores del Ministerio de Industria Comercio y Turismo.

Responsabilidad Social Empresarial en Aragón

Plan de Formación Avanzada para Empresas de Aragón

Plan de Empresa Familiar de Aragón

Plan de Excelencia Empresarial en Aragón

 

Innovación en Programa ARAGÓN EMPRESA

Línea Franquicias de Programa ARAGÓN EMPRESA

Cooperación y Clusters

CEX - Centros de Excelencia

 
Gobierno de Aragón
ARAGON EMPRESA - programa de mejora competitiva
© 2019 Instituto Aragonés de Fomento
c/Valenzuela 9 · 50004 Zaragoza · 976 702 104 / 976 702 100